Los acuerdos de París no podrán materializarse sin los Ayuntamientos
Publicado: 2016-11-15

El Presidente de la Red Española de Ciudades por el Clima, Juan Espadas, reivindica el papel de las ciudades en la lucha contra el cambio climático y pide que se financie de forma específica los proyectos locales

El Alcalde de Sevilla participa en representación de la FEMP en la cumbre sobre el Cambio Climático (COP22) que se celebra en Marrakech

Marrakech-Madrid, 14 de noviembre de 2016.- Los acuerdos globales o de Estado que se firmaron en la reciente cumbre de París no podrán materializarse al ritmo que deben hacerlo si los Ayuntamientos, las ciudades y las regiones, no entran en un programa global de acciones concretas con financiación concreta.

Así lo asegurado hoy el Alcalde de Sevilla, Juan Espadas, Presidente de la Red Española de Ciudades por el Clima, de la FEMP, durante su intervención en la 22ª Conferencia de las Partes de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 22), que se está celebrando en Marrakech. Una reunión que, según Espadas, “tiene que ser la que impulse las acciones que hagan posible los acuerdos adoptados en París.

El representante de la FEMP en esta Conferencia ha explicado que para conseguirlo “es imprescindible la gobernanza multinivel”. Esto significa que los Estados no terminan su trabajo llegando a un acuerdo y fijando objetivos con otros Estados en materia de cambio climático. “Es necesario que dentro de cada Estado se logre un acuerdo con las regiones y los gobiernos locales, donde se articule la financiación y su reparto, con un calendario concreto”.

De lo que se trata, tal y como a ha señalado Juan Espadas, es que las ciudades puedan acceder a una financiación específica para proyectos ligados al cambio climático, tal y como está planteando el Comité de las Regiones que se contemple en el Plan Junker de inversiones para la Unión Europea.

El Alcalde de Sevilla se ha referido a su ciudad, apuntando que ha cumplido los objetivos marcados para 2020 y que para lograr los de 2030 han firmado un acuerdo con la ciudad de Málaga, que recoge los compromisos de París, con proyectos prioritarios en materia de transporte público, edificación y parque de viviendas, en rehabilitación energética de edificios y también en relación con el consumo responsable “o lo que llamamos en este caso las políticas relacionadas con la economía circular”.

Espadas ha comentado que el vehículo privado sigue siendo “el rey en las ciudades” y que por ello el gran problema es el de las emisiones ligadas al transporte. “Si queremos hacer ciudades más sostenibles, que de verdad reduzcan sus emisiones, necesitamos apostar por infraestructuras de transporte público mucho más potentes y primar e incentivar, por la vía fiscal, al ciudadano que deja su vehículo privado o a las empresas que apuestan porque sus trabajadores vayan a sus puestos de trabajo en vehículos de transporte público”.

En otro momento, el representante de la FEMP ha afirmado que las políticas del cambio climático “necesitan ir más allá, porque no solo pueden ser políticas restrictivas en momentos coyunturales”. A su juicio, es el ciudadano el que debe asumir su papel de “palanca de cambio en la lucha contra el cambio climático”. “Si no lo interioriza y no empieza a cambiar su comportamiento, no vamos a conseguir el objetivo global, por eso necesitamos incentivar a quienes ya van tomando esas decisiones”, añadió.

De igual forma, el Presidente de la Red Española de Ciudades por el Clima, ha puesto de manifiesto que el transporte público “tiene que ser de calidad y tener un precio asequible”, además de llegar a todos los ciudadanos, no sólo a los que tienen que coger un vehículo privado para ir a trabajar. Por tanto, ha concluido, “hace falta una acción colectiva que vaya muy ligada a los dos o tres elementos que en materia de cambio climático acumulan el mayor número de emisiones, si realmente queremos conseguir los objetivos que nos hemos marcado para 2030 y 2050”.